Destino

Santa Cruz de Tenerife

Escribe un destino o un hotel
Fechas opcionales

Distribuye las personas por habitación

Habitación

Eliminar habitación

Descubrir los hoteles en Santa Cruz de Tenerife de IBEROSTAR

Uno de los principales destinos turísticos en Canarias es su vibrante capital, Santa Cruz de Tenerife, situada a orillas del océano Atlántico y junto al macizo de Anaga. Además de magníficas playas, esta vibrante urbe también brinda al recién llegado una extensa oferta de arquitectura y naturaleza. Y para admirar todos sus alicientes con total comodidad, presentamos IBEROSTAR Grand Hotel Mencey, un hotel de lujo con confortables habitaciones y todos los servicios para una increíble escapada a Tenerife norte.

Un auténtico resort en Tenerife con los más altos estándares de calidad, a la altura de todos los tesoros que encierra la llamada isla Picuda. En las líneas que siguen, invitamos a conocerlos.

  • País: España
  • Hora:
  • Cambio: Euro
  • Energía: 220 V

Hoteles en Santa Cruz de Tenerife

Vista nocturna del Hotel Iberostar Grand Hotel Salomé

Grand City Santa Cruz de Tenerife - Tenerife

Iberostar Grand Hotel Mencey
  • SPA

504 opiniones

Antes desde

110

Desde

110

habitación/noche - Impuestos incluidos
Reservar ahora

Qué ver en Santa Cruz de Tenerife

Una opción inmejorable para conocer Santa Cruz de Tenerife es iniciar un recorrido a pie por la plaza de España, punto en el que confluyen las principales avenidas de la ciudad. Entre sus edificios más imponentes, destaca la sede del Cabildo Insular de Tenerife. De factura neoclásica, su interior está decorado en estilo art déco. También acoge la Oficina Municipal de Turismo, un lugar idóneo para informarse acerca de las mejores visitas y actividades en Tenerife.  

Junto a la plaza, el visitante se topará con el puerto, uno de los más importantes del país y de Europa en cuanto a tráfico marítimo. El pequeño y antiguo faro que aún se alza en el muelle viejo, en funcionamiento hasta 1836, pone en relieve que su intensa actividad portuaria no es solo cosa del presente. Si se sale de la plaza de España por la avenida de Bravo Murillo, se accederá a la plaza de la Iglesia.

 Allí se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, el principal templo de la ciudad (originaria del siglo XVI y reconstruido entre los siglos XVII y XVIII).  Sus cinco naves exhiben los estandartes capturados al almirante Nelson durante su ataque a la capital isleña, acaecido en 1797, así como la cruz de Alonso Fernández de Lugo que dio nombre a la ciudad.

Las inmediaciones de esta parroquia dan cabida a varios palacetes —entre ellos, el de la compañía de tabacos La Tinerfeña (1880)— y casonas tradicionales canarias.

Otra atracción cercana es la fuente de Morales (1838), que se yergue junto al Museo de la Naturaleza y el Hombre, sito en el antiguo hospital de los Desamparados (siglo XVIII). Resiguiendo la avenida que discurre junto a la dársena, se llega al sorprendente Auditorio de Tenerife, del arquitecto valenciano Santiago Calatrava.

En  las proximidades, el viajero se topará con el castillo de San Juan (siglo XVII). En cualquier caso, ésta no es la única construcción fortificada de Tenerife, que también cuenta con el castillo de San Cristóbal (1570) y el castillo de Paso Alto, en el que Nelson perdió la batalla y el brazo derecho en 1797.

Regresando a la plaza de España y subiendo por la calle adyacente, se llega a la plaza de la Candelaria, que acoge un monumento del siglo XVIII dedicado a la Virgen homónima —patrona de Canarias—, realizado en mármol de Carrara por el escultor italiano Canova. En ella también se puede visitar el Palacio de Carta (1721-1752), un llamativo edificio con elementos mudéjares y flamencos que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1947.

Igualmente, también vale la pena conocer la emblemática plaza del General Weyler —embellecida con parterres y una fuente—, la iglesia de San Francisco —una construcción barroca de 1680 situada en la plaza homónima— y el Museo Municipal de Bellas Artes.

Qué hacer en Santa Cruz de Tenerife

A la hora de relajarse, no hay que perder de vista las excelentes playas de Santa Cruz de Tenerife. Una de las más frecuentadas es la de Las Teresitas, situada a 7 km del centro de la ciudad; Las Gaviotas, de arena negra; la del Roque de las Bodegas, rodeada de sobrecogedores acantilados; Benijo, emplazada en un entorno protegido y considerada una de las más bonitas del Canarias; Los Llanos, una pequeña playa —mide 60 m de longitud por 70 m de ancho— sita a 2,5 km de Santa Cruz, de grava y arena negra y oleaje moderado, y Tabaiba, semiurbana, de arena fina y negra y aguas tranquilas.

Además, Santa Cruz cuenta con el Parque Marítimo César Manrique, un complejo de 22.000 m² de piscinas de agua salada.

De todos modos, la capital tinerfeña ofrece mucho más que unas vacaciones de sol y playa. De hecho, quienes deseen hacer rutas de senderismo en Tenerife norte no pueden perder de vista el macizo de Anaga, con excelentes caminos para la práctica del trekking.

Y ya que hablamos de naturaleza, no hay que dejar de visitar el Parque Nacional del Teide, el espacio natural más importante de la isla y Santa Cruz de Tenerife, que se halla a 70 km de la capital insular. Sobre el mismo, se eleva el volcán que le da nombre, y que es el pico más alto de España.

En el apartado de fiestas populares en Tenerife norte, descuella el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, considerado como el más popular y conocido internacionalmente después de los de Río de Janeiro (Brasil). Esta fiesta se caracteriza por la espectacularidad de los trajes y la animación de murgas, rondallas (agrupaciones musicales) y comparsas. Declarado como Fiesta de Interés Turístico Internacional, atrae cada año a miles de visitantes.

Por último, no hay que perder de vista que Santa Cruz de Tenerife es un buen lugar donde saborear los platos típicos de la cocina canaria: ranchos (guiso típico con cerdo), papas arrugadas, mojos (con el indefectible mojo picón como punta de lanza), delicioso pescado fresco y mariscos. Los más golosos podrán probar el pastel de cabello de ángel, el frangollo con miel (postre típico a base de maíz) o las truchas de batatas con almendras.