Feel Good

Vacaciones activas Hacer ejercicio mejora, y mucho, tus vacaciones

Porque las vacaciones son un momento perfecto, también, para ponerse en forma

Disfrutar de unas vacaciones no tiene por qué suponer abandonarse y pasar los días sin hacer apenas nada. Aunque un poco de tiempo de inactividad es absolutamente necesario de vez en cuando, dedicar algunos momentos a practicar deportes puede sublimar cualquier escapada y hacerla aún más placentera. Mantener un estilo de vida saludable mientras se viaja puede parecer un poco difícil al principio. Sin embargo, hay una lista sorprendentemente larga de maneras de mantenerse en forma en los hoteles, las playas e incluso en aeropuertos si se sabe cómo aprovecharlo siguiendo estos consejos.

CÓMO PREPARAR UNAS VACACIONES ACTIVAS

Una de las claves es planearlo todo desde el principio. Todo comienza con la concienciación, con convencerse y con tomar decisiones en función a esta necesidad, organizando una agenda repleta de planes emocionantes.

A la hora de escoger el alojamiento, un hotel con instalaciones apropiadas lo hará todo más fácil para no ponerse excusas y hacer ejercicio a cualquier hora del día. Es decir, un gimnasio, canchas de tenis, piscinas y equipamientos para ciclistas, por destacar algunas. Buscar un establecimiento con spa también pueden ser una excelente manera de priorizar el bienestar y la relajación en las vacaciones. Con todos estos elementos y lugares para hacer ejercicio o relajarse a pocos minutos a pie de tu habitación, la motivación está garantizada.

Cuando se prepara la maleta, es aconsejable reservar un espacio bien delimitado para toda la ropa y el equipamiento que se pueda necesitar para mantener la línea. Esto incluye desde la ropa hasta el calzado, que tendrá que ser versátil y cómodo para poder correr, caminar, montar en bicicleta, nadar o cualquier otro ejercicio o deporte que desee hacer durante las vacaciones.

Tampoco sobra una esterilla de yoga con la que disfrutar de una sesión de pura paz en la arena, en las montañas, o incluso su propia habitación de hotel. Y si el medio elegido es el acuático, no hay que olvidarse del traje de baño y las gafas, mientras que los artículos como frisbees y las pelotas de voley son artículos idóneos excelentes para unas vacaciones en la playa de lo más deportivas. Independientemente de las actividades que prefiera, una maleta llena de ropa adecuada es una estrategia infalible para no ponerse excusas.

 

Embarcando en forma

Puede que el trayecto hasta el destino no sea la parte más emocionante de unas vacaciones, pero hay varios trucos para aprovechar al máximo todo el tiempo que se pasa esperando la salida del vuelo. Pero ¿por qué no desterrar este tópico y convertir la terminal en gimnasio? Cada vez son más los aeropuertos que se han apuntado a la tendencia de abrir salas de yoga y gimnasios, así que si se tiene la suerte de hacer escala en uno de ellos (o elegirlo deliberadamente), el ejercicio está garantizado. 

Aunque las instalaciones de acondicionamiento físico del aeropuerto ofrecen una solución recurrente, no son la única opción para hacer deporte antes de embarcar. Para aprovechar el tiempo de una escala larga o de un vuelo con retraso, se puede caminar a gran velocidad o incluso trotar de terminal a terminal. Para aumentar el ritmo cardiovascular, la mejor opción es buscar unas escaleras poco concurridas en las que subir y bajar haciendo series. Por otro lado, un rincón tranquilo del aeropuerto puede ser el lugar perfecto para ejercicios como hacer sentadillas, flexiones, saltos, o estiramientos, lo que puede ayudar a aliviar la tensión muscular antes o después de las largas horas enclaustrados en los incómodos asientos de avión. Si en el equipaje se ha incluido una esterilla, cualquier sitio es bueno para hacer una sesión completa de yoga para relajar su cuerpo y mente mientras que espera a la salida. Y es que cuando se es creativo, las posibilidades de hacer ejercicio en el aeropuerto son infinitas.

Encuentra tu deporte en cada destino

A pesar de que dedicarle tiempo a la actividad física durante las vacaciones es una excelente manera de mantener un estilo de vida saludable, combinar el destino con la rutina deportiva puede hacer que la escapada sea aún más memorable.

Con el auge del turismo de aventura, del deportivo y del de bienestar en los últimos años, la industria se ha adaptado para ofrecer experiencias nuevas y muy estimulantes para los viajeros en todo el mundo. Ya sea un tranquilo retiro de yoga, unas vacaciones de insurgir en el paraíso o una aventura en kayak, siempre hay un lugar en el mundo hecho para disfrutar de cada actividad.

Por ejemplo, ¿qué mejor manera de calmar la mente y el cuerpo que unas vacaciones de yoga en Mallorca? La belleza natural y la energía curativa de esta isla establecen un escenario perfecto para desconectar del todo. Sus playas de arenas blancas y sus calas de agua turquesa son un escenario idílico que, además, ayuda a desconectar la mente y a aprovechar mucho mejor las sesiones.

Para los viajeros aventureros, las playas de México son un destino de surf de talla mundial. Sobre todo, la península de Yucatán donde hay olas tanto para principiantes como para expertos. 

Para los fanáticos del ciclismo, el agreste paisaje de Lanzarote en las Islas Canarias es un destino de ensueño. La diversidad del terreno de la isla, junto con el buen estado de sus carreteras y el escaso tráfico, lo convierten en un destino fetiche entre los ciclistas sin importar su nivel de experiencia. Y es que su mezcla de cuestas volcánicas y de caminos llanos al borde del mar hacen que cada pedalada sea diferente.