Vive una experiencia Grand durante tus vacaciones en La Habana

La primera de las escapadas urbanas que te proponemos te llevará a La Habana. La capital de Cuba luce como nunca tras haber cumplido sus primeros 500 años entre palacios decadentes, iglesias barrocas y bares históricos, aparte de la música que llega desde el malecón marcando el son de la ciudad mientras un viejo Cadillac cruza el emblemático paseo del Prado.

A pocos metros de todas estas maravillas, tómate tu tiempo para admirar el edificio en el que te vas a alojar estos días: el del hotel en La Habana Iberostar Grand Packard, el lujoso y reconstruido hotel de 5 estrellas, cuyas habitaciones alojaron en su día a celebridades como Pablo Neruda o Marlon Brando.

 

 

Servicios de concierge o room service durante las 24 horas harán que en tu estancia no te falte de nada, mientras te dedicas a descansar desde una cómoda hamaca junto a la piscina del hotel situada en la sexta planta, con las mejores vistas panorámicas de La Habana, disfrutando sin prisas de un buen ron añejo o de un refrescante daiquiri.

A la hora de comer podrás elegir la opción que más te seduzca en el momento sin salir del hotel: las delicatessen del restaurante Biscuit, las especialidades criollas —ropavieja, ajiaco o fufú de plátano— del restaurante Tradiciones o las suculentas y originales tapas del restaurante Español.

¡Y despídete del estrés en su fantástico spa! En su zona de hidroterapia con sauna, el hammam y la bañera de hidromasaje, además de sus cabinas dobles e individuales para masajes, ¡seguro que lo consigues!

Dar un romántico paseo en barco por el Danubio iluminado, descubrir las leyendas del Castillo de Buda, ir de tiendas por la lujosa avenida Andrássy o tomarte unas cervezas en los clásicos ruin bars de Budapest son actividades que sin duda aportarán riqueza a tu viaje.

Pero si quieres vivir una verdadera experiencia relajante, en el hotel de Budapest Iberostar Grand Budapest, diseñado por Philippe Stark, vas a ver colmadas todas tus apetencias y necesidades, con la ayuda, siempre que la necesites, del concierge virtual del hotel.

En el Spa Sensations te liberarás de todas tus preocupaciones disfrutando sin prisas de los baños de vapor y el área de hidromasajes, además de poder elegir el masaje que prefieras para olvidar las tensiones antes de regresar a casa como nuevo.

Y de la mano del chef Alessandro Smanio tocarás el cielo con los sabores más auténticos de la cocina italiana en Na´Pasta Bistro, el restaurante del hotel, cuyas pastas caseras y gran selección de vinos italianos son no podrás olvidar.

Reconecta contigo sin salir de tu hotel en Lisboa

¡Ah, la bohemia de Lisboa! Con sus laberínticas y empinadas calles de piedra del barrio de Alfama, el más tradicional de la ciudad, a orillas del río Tajo, sus íntimos cafés iluminados con velas, escenarios perfectos para asistir de noche a un recital de fado, y sus pequeñas tabernas en las que disfrutar de un plato de bacalao preparado de las más variopintas maneras.

Lisboa es una de esas escapadas urbanas que te atrapará desde el primer instante con su nostálgica magia y los colores de sus azulejos que retrotraen a tiempos pasados.

Pero si ademas buscas desconectar al máximo de tu rutina diaria tras llenarte el alma con un paseo por la ciudad, no podrías alojarte en un lugar mejor que el Iberostar Selection Lisboa, un 5 estrellas a dos pasos de la emblemática Via da Liberdade.

Si deseas no perder la forma durante estos días, el hotel cuenta con un completísimo gimnasio abierto las 24 horas, para que puedas hacer ejercicio a la hora que tú desees.

¿Y no te gustaría también darte un masaje con aceites esenciales, antes o después de relajarte en el baño de vapor y el área de hidromasajes?

Cuando estés listo para bajar a cenar, el restaurante gourmet Luz de tu hotel en Lisboa te sorprenderá gratamente con sus recetas preparadas con mimo, a base del tradicional bacalao, además de otros pescados y mariscos frescos de temporada y sabrosas carnes y arroces que homenajean la rica cultura gastronómica portuguesa.

Escapada a Marrakech: relajante, romántica y gastronómica

En el palmeral de Marrakech, con más de 100.000 palmeras plantadas durante la dinastía almorávide, se encuentra el Iberostar Club Palmeraie Marrakech, a tan solo 15 minutos de la medina, el casco histórico de la ciudad, que alberga tesoros como la emblemática plaza de Jamaa El Fna, la mezquita de Koutoubia o el Palacio Bahía, dentro de una de las escapadas urbanas más inspiradoras y que recordarás siempre.  

Y tras tu visita por este exótico enclave, ¡te espera lo mejor! Un hotel nuevo y espacioso, con dos piscinas, una de ellas climatizada y solo para adultos.

En este hotel con spa podrás relajarte entre el baño turco, la sauna, los masajes y los diferentes tratamientos de salud y belleza. Y, por supuesto, en el clásico hammam, tan característico de esta tierra.

El plato fuerte llega, literalmente, a la hora de cenar. La cocina marroquí es una invitación para los sentidos y en el restaurante temático Jawhara podrás experimentar la explosión de sabores dulces y salados; por ejemplo, probando como la pastela de pollo y almendras, los sabrosos platos cocinados en su jugo con el tradicional tajín, el cordero asado y, por supuesto, una de sus recetas más famosas: el cuscús.