Tips & Destinations

Turismo de lujo Cómo disfrutar del Caribe más lujoso

Propuestas para disfrutar del lado más exclusivo del paraíso.

Plagado de playas de ensueño, islas remotas, comida deliciosa y campos de golf de talla mundial, el Caribe ofrece muchísimas oportunidades para divertirse. La lista de planes es interminable, ya sea explorando una ínsula deshabitada, jugando al polo o al tenis o domesticando las olas sobre la tabla de kitesurf.

Todas estas propuestas se pueden disfrutar de dos formas: o como todo el mundo o haciéndolo con mucho estilo. Esta es una guía sobre la segunda opción, sobre cómo disfrutar del Caribe a todo lujo.

A bordo de un catamarán

Una de las mejores formas de explorar el Caribe es alquilar un catamarán, vivir a bordo, navegar por todos los rincones noche y día y amanecer en lugares como los Cayos de Morant, una cadena de islas de más de 51 kilómetros situado en el sureste del cabo homónimo en Jamaica.  

Despertar y disfrutar de este paraíso para ti solo es una experiencia única. Los cayos están, en su mayoría, deshabitados, y solo son visitados por algunos pescadores cuando llegan las estaciones más proclives a la pesca. Estas pequeñas islas tienen una vegetación espesa donde anidan las aves marinas de los alrededores y su paz atrae a las tortugas, que acuden a desovar a sus playas y a cuida a sus crías.

El catamarán también es perfecto para los amantes de la pesca con destinos como Isla Esmeralda, un santuario natural muy preciado situado en la costa de St. Thomas que está considerado como uno de los mejores lugares para disfrutar de esta actividad en el Hemisferio Oeste. Los corales de la isla también son un espectáculo en sí mismos, con un ecosistema muy vivo lleno de especies marinas como peces, tortugas y crustáceos, ideal para los amantes de la naturaleza.

El aventurero empedernido se puede sentir un pirata explorando la desierta isla de Navassa. Situada en el canal de Jamaica (entre esta isla, Haití y Cuba), este enclave del tamaño de Central Park no tiene ningún muelle ni ningún puerto. El acceso está muy restringido y requiere de un permiso especial que debe de ser expedido por el ejército estadounidense y por el servicio de protección animal de EE.UU. Aunque oficialmente la isla no cuenta con ningún habitante, se puede encontrar de vez en cuando a algún pescador haitiano atracando o acampando a tu lado.

Y si los vientos te traen a República Dominicana durante los meses de invierno, puede que tengas suerte y avistes una colonia de ballenas jorobadas que acuden a la bahía de Samaná cada año. Miles de estos ejemplares emigran desde el Atlántico Norte para dar a luz en este paraíso. Para ir sobre seguro, uno de sus rincones preferidos es el Silver Bank, un sistema de arrecifes de 3000 kilómetros cuadrados situado a 70 millas al noreste de Puerto Plata. Unas coordenadas que son visitadas por más de 1500 ejemplares de esta especie cada año, con hasta 300 de ellos presentes en cualquier momento durante la temporada de apareamiento.

Visitar una fábrica de tabaco como no lo has hecho nunca

En Cuba hay una experiencia única para los amantes de los mejores habanos y de la naturaleza. En el Parque Nacional de Viñales se puede reservar una visita privada a lomos de un caballo y con un guía experto a través de las plantaciones y secaderos de tabaco donde aún se lían los cigarros a mano siguiendo la tradición y la pericia ancestral. Solo de este modo se puede experimentar de primera mano cómo es la recogida de las hojas, su secado y su enrollamiento hasta convertirse en un cigarro o en un puro. Además, se aprende sobre cómo las hojas se impregnan con una mezcla de ingredientes como la piña, el limón, la miel, la canela, la vainilla y el ron durante el proceso de fermentación en una demostración interactiva.

Golf de talla mundial

El Caribe siempre ha sido un destino muy popular para jugar al golf, lo que ha hecho que hoy en día casi haya más campos que golfistas. Entre tantas posibilidades, la República Dominicana se ha erigido como uno de los mejores destinos en el mundo para disfrutar de este deporte. Su constante buen clima, la brisa del océano y los cielos claros hacen que cualquier momento del año sea ideal para una escapada bajo par. El Bávaro Golf Club está considerado como uno de los mejores campos en el mundo por los especialistas. Diseñado por Pete Dye, Bávaro ofrece vistas panorámicas sobre el agua, una vegetación frondosa y unas calles versátiles que gustan tanto a profesionales como a amateurs. 

En Jamaica, el campo de golf estrella es el Cinammon Hill, una antigua plantación de azúcar con una encantadora mezcla de relevancia histórica, alta calidad y unas vistas preciosas al mar. Y con la desafiante amenaza de los vientos cruzados que se abren hasta las famosas Blue Mountains.

Más legendario, si cabe, es el campo de White Witch of Rose Hall, diseñado por Robert von Hagge y situado en Montego Bay. Este recorrido es impredecible ya que está salpicado de pequeña piedras y barrancos, aunque las vistas al mar que tienen todos los hoyos lo compensan todo.

Tiempo de Polo en Jamaica

Si te gusta el mundo del caballo, Jamaica es tu destino, sobre todo entre enero y agosto, durante la temporada de polo. Incluso si no te gusta este deporte, disfrutar de una tarde de té y/o daiquiris mientras se contempla un partido en el club St. Ann (uno de los campos más antiguos en el mundo), en el Chukka o en el Kingston siempre es una divertida y exclusiva forma de entretenerse.

PATRICIA SERRANO CHUNGSATHAPORN |  19/10/2017