Un edificio es mucho más que su fachada. Sus espacios interiores pueden sorprenderte, atraerte e incluso redefinir el concepto que tenías de éste. Así, cuando te vayas de vacaciones o hagas una escapada urbana, no te cortes y atraviesa la puerta de monumentos y hoteles para echarle un vistazo a su deslumbrante decoración y, mientras estés allí, inspírate con ideas para reinventar tu casa.

Barcelona: del modernismo al Street art

Barcelona es una de las ciudades que más se ha moldeado a través de las distintas corrientes estéticas de los últimos 150 años. Y también ha sabido generar varios estilos propios, enmarcados por la luz mediterránea y la creatividad de sus arquitectos.

 

El más característico de todos es el modernismo, una corriente nacida en distintas ciudades europeas bajo el nombre de Art Nouveau durante finales del siglo XIX, en el que se ensalzaba la imaginación y un retorno a la naturaleza.

Es por esta razón que los motivos florales, las líneas curvas, las figuras mitológicas y los mosaicos de colores son algunas de las características principales con las que te puedes inspirar cuando visites edificios como la Casa Batlló, Casa Vicens o el Palau de la Música.

 

Otro movimiento que define la Barcelona más cosmopolita se encuentra en sus paredes. En estas pinturas contemporáneas, artistas como Guate Mao, Joan Fontcuberta o Boa Mistura (en este caso, en el Iberostar Selection Paseo de Gracia) hacen que la ciudad vibre a través de su arte. Estas obras proponen una nueva estética a pie de calle que redefine el paisaje urbano.

 

El legado de Manrique y el áloe vera en las Canarias

Las Islas Canarias atravesaron una era decisiva gracias al arte de César Marnique. El prolífico arquitecto lanzaroteño dedicó su vida a promover un estilo que combinara el blanco, la piedra negra volcánica y las plantas nativas de la isla, como los cactus y el áloe vera, hasta el límite de su imaginación.

Olé Olivina Lanzarote

Si deseamos llevarnos un recuerdo único de este paraíso volcánico, nada mejor que ir a Teguise cualquier domingo. Esta ciudad, llena de historia, cuenta con el mercado callejero más importante de Canarias, un lugar de encuentro para los mejores artesanos y compradores que visitan la isla.

Mediterráneo multicolor en Baleares

La bandera de este archipiélago podría ser blanca y azul perfectamente. Pese a que no lo es, estos dos colores representan mejor que ningún otro este diálogo entre cielo y playa, cala y piedra, arena y barco de pesca.

Esta profusión de color, junto con el resurgimiento de la próspera escena artesanal de Mallorca, inspiró al diseñador y director de arte holandés Marcel Wanders a crear su gran obra maestra: Iberostar Grand Portals Nous, un hotel que ha logrado revolucionar la isla con su estilo vanguardista arraigado en la tradición. Wanders ha plasmado su sello en todos los espacios del hotel: desde las habitaciones hasta las suites y las áreas comunes como restaurantes, la piscina, el spa y la cascada de la fachada.

Su interior está en constante diálogo con el exterior gracias a los grandes ventanales a través de los cuales la luz mediterránea inunda cada rincón. El mobiliario consta de piezas diseñadas por el propio Wanders, que incluyen iconos como la Bell Lamp y el florero Egg Base. Su estilo destaca por motivos naturales y geométricos muy reconocibles, en una gran variedad de colores. Van desde los negros más densos hasta los tonos blancos, como podemos ver en la escultura que corona la terraza del restaurante Astir, "El árbol de la vida". El hotel es una obra de arte en sí misma, que sorprende a todos los huéspedes que desean disfrutar de unos días de paz, placer y lujo a orillas del Mediterráneo.