¿Sabías que uno de cada cuarto especies marinas depende de los arrecifes de coral para alimentarse y encontrar refugio? De hecho son uno de los ecosistemas más valiosos y biológicamente complejos del planeta.  

Los arrecifes de coral sanos brindan hábitat, alimentación y lugar de desove y cría para más de un millón de especies.

Para la humanidad, su importancia también es capital: se calcula que 500 millones de personas en todo el mundo dependen de las barreras de coral para obtener alimentos e ingresos a través de actividades como el turismo y la pesca.

Además, los arrecifes de coral aportan un gran valor a nuestro planeta, ya que protegen la infraestructura costera en casos de fenómenos naturales como tormentas, huracanes y tsunamis.

Investigación y divulgación de la salud costera

Iberostar ha abierto su primer vivero de corales en una palapa junto a la costa, en el Iberostar Selection Bávaro. Para diseñar el laboratorio, Iberostar contó con los consejos y ayuda de científicos y biólogos expertos en la creación de laboratorios de arrecifes de coral.

El objetivo es estudiar el comportamiento y adaptación de estos seres vivos al cambio climático, establecer un banco genético de especies de coral y desarrollar una labor divulgativa entre los clientes que quieran saber más sobre el laboratorio. Para este cometido, Iberostar ha preparado una infraestructura de acuarios y una sala científica para llevar a cabo la investigación y divulgación sobre la restauración de los arrecifes de coral a través de los siguientes métodos:

 

 

Investigación científica

Uno de los fines es estudiar los beneficios de los viveros que albergan múltiples colonias individuales de coral, y su capacidad para sobrevivir al calentamiento de las aguas oceánicas. Además, la instalación de acuarios alberga tanques que pueden controlar variaciones de 0.1 ° C, lo que permite a los investigadores simular con precisión los efectos del calentamiento. 

 

Banco genético de especies de coral

El daño por huracán es una de las mayores amenazas para cualquier proyecto de restauración costera. Con instalaciones a 80 metros de la costa, los esfuerzos han demostrado que los acuarios de coral terrestres proporcionan grandes beneficios en la vigilancia y protección durante los desastres naturales.

El objetivo es utilizar esta instalación terrestre para proteger una copia de cada genotipo único de coral que crece en el agua como parte de un banco genético en tierra. 

 

Alcanzar a la comunidad local y global

Iberostar quiere compartir el progreso científico con una amplia audiencia a través de sus instalaciones y clientes así como apoyar a futuros colaboradores internacionales, iniciativas de ONGs locales, y comunicar la importancia de los arrecifes de coral a los huéspedes de sus hoteles.

En esta iniciativa también participa el hotel Iberostar Hacienda Dominicus, en cuya costa se ha instalado el vivero de corales submarino y, con un fondo marino de gran diversidad y riqueza, se alza como el lugar perfecto para este continuar el estudio de corales en el mar.

1.Eliminación de plásticos en los hoteles

Iberostar es la primera cadena hotelera de España con habitaciones libres de plástico de un solo uso. Además, ha sustituido todos los artículos plásticos en sus bares y restaurantes por alternativas respetuosas con el medio ambiente.

Para 2020, la compañía se compromete en eliminar todos los plásticos de un solo uso en sus más de 120 hoteles en el mundo.

2. Consumo de pescado de forma responsable

Iberostar es la primera cadena hotelera en obtener la certificación MSC y ASC en el sur de Europa, República Dominicana y México, por ofrecer pescado certificado y sostenible. Y sigue trabajando por la conservación de las especies ofreciendo a sus clientes una oferta de pescado cada vez más responsable, cumpliendo las tallas mínimas, las vedas de pesca, no ofreciendo especies en peligro de extinción y apoyando a las pesquerías locales.

3. Mejorar de la salud costera

Más del 80% de los hoteles de Iberostar están situados en la costa, por lo que es importante dejar la menor huella posible para que esto no afecte la salud de los océanos.