Cualquier momento del año es bueno para darte el capricho de hacer una escapada en la que cuerpo y mente recarguen pilas y se preparen para cualquier desafío futuro. O, simplemente, para disfrutar de una estancia en un hotel que te conjugue el verbo 'relajarse' de mil y una maneras.

 

Destino: Baleares

Las Baleares. Ese conjunto de islas soñadas por su clima privilegiado, sus aguas amables, playas infinitas y muchos planes. Hoy ponemos rumbo a la mayor, a Mallorca, concretamente a una de las zonas más exclusivas de la isla. Llegamos a la zona de Puerto Portals, donde se encuentra el puerto mallorquín más prestigioso.

Muy cerca de allí se erige desde hace un año una de las mejores opciones para el viajero que busca todo en sus vacaciones: relax, confort, aguas impecables, hotelería de nivel y, cómo no, buena gastronomía.

¿Has adivinado ya de qué hotel hablamos? Del hotel Iberostar Grand Portals Nous.

Este establecimiento destaca por su interiorismo creado por el célebre diseñador holandés Marcel Wanders. Arquitectura, decoración, pintura y mobiliario se dan la mano para crear una experiencia 360 alrededor del mundo onírico del diseñador. Una estética que se compagina con sus servicios y sus espacios ideados pensando en el descanso y en la desconexión.

Relax integral

Hemos dicho que veníamos a este hotel de Mallorca en busca del relax, ¿verdad? Pues empecemos. En el momento en que entramos por la puerta un mayordomo nos invitará al salón de la cafetería y él mismo se encargará de hacernos el check-in. Mientras, nos refrescamos con una copa de champagne y un dulce ante unas preciosas vistas sobre la cala y el mar. Ésta es una de las primeras sorpresas que esconde este magnífico establecimiento

Cuestión de Physica

Pero sin duda alguna, la joya de la corona del relax en este hotel se llama Physica, su Health and Beauty Spa. Una vez más, Marcel Wanders toma el mando y crea un espacio mágico, presidido por una de sus esculturas del árbol de la vida.

Por una parte, una zona más íntima, inspirada en la noche con una construcción similar a un iglú que alberga un baño turco, con duchas de sensaciones y saunas. Por otra, entramos a un nuevo mundo, el de la relajación. Atravesando unos arcos, todo se vuelve blanco y calmado en un pasillo flanqueado por cortinas que envuelven las siete cabinas de tratamiento.