A falta de un idioma global, el baile es posiblemente el lenguaje más universal, ya que existe en todas las culturas. La manifestación más primaria de las emociones que desde hace miles de años nos vincula a los unos con los otros, jugando un papel fundamental en las relaciones sociales de todo tipo. Este es, precisamente, uno de los muchos beneficios del baile.

En 2009, el psicólogo húngaro István Winkler demostró que las personas nacemos con un sentido rítmico-musical. Es decir, que las ganas de moverse al ritmo de la música es una característica innata en los seres humanos.

Cómo ayuda el baile a tu cerebro

Desde el punto de vista neurológico, bailar implica percepción auditiva y visual, equilibrio, coordinación motriz y memoria. Necesitas recordar secuencias de movimientos, coordinar estos movimientos en unos tiempos que te marca el ritmo de la música y ejecutarlos en un espacio. Y si bailas con otra persona o en grupo, ¡a todo ello debes sumarle la comunicación y la empatía con los demás!

Beneficios del baile en tu día a día

Bailar es una actividad que aporta múltiples aspectos positivos no solo a tu cerebro, sino también a tu manera de desarrollarte de manera positiva en tu día a día. Estos son algunos de los principales beneficios del baile:

 

5 estilos de baile para estar en plena forma

Claqué o Tap dance

Con este baile originario de Estados Unidos se adquiere una mejor coordinación en los movimientos, cualidad que luego podrás aplicar en tu actividad diaria. Practicándolo harás un gran ejercicio y facilitarás la independencia de movimientos de las extremidades. Además brinda una mejor concentración y con él se fortalece el abdomen, que utilizas para mantener el equilibrio y enfocar gran parte de la fuerza del baile en los pies.

Danzas latinas

Imagínate en una playa del Caribe, relajando y moviendo las caderas al ritmo de la cumbia, la salsa, el merengue o el cha cha chá. Los ritmos latinos son vibrantes y divertidos, y ayudan a mejorar la resistencia física. Además, la atmósfera de alegría que envuelve a estos estilos hará que tu estado de ánimo se eleve por las nubes.

Ballet

Practicar ballet, sea a la edad que sea, te va a ayudar a adquirir una buena postura de la espalda, consecuencia del trabajo muscular que se realiza en esta zona. De este modo, conseguirás un mejor soporte para hacer tus actividades diarias.

Este estilo de baile también beneficia a tu concentración, ya que para lograr un sencillo paso o una postura correcta se pueden realizar hasta más de 20 correcciones: tensión de los brazos y piernas, estirar codos, alargar cuello, postura derecha, pecho amplio, pies estirados, peso elevado... ¡además de tener que mantener una amplia sonrisa mientras los realizas! y seguir el ritmo de la música mientras bailas.

Danza del vientre

Los movimientos de la danza del vientre trabajan la musculatura y la flexibilidad de todo el cuerpo, pero en especial la zona abdominal, lumbar y pélvica. Ello te ayudará a tomar conciencia de tu cuerpo, y de la postura que adoptas en cada momento. Se calcula que practicando este estilo de baile se queman alrededor de 300 calorías por hora. Y, sobre todo, te ayuda a aceptar tu cuerpo tal y como es, olvidándote de posibles complejos y disfrutando de una agradable sensación de bienestar, al liberar un buen número de endorfinas.

Hip-Hop

Psicólogos de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, han desarrollado un programa innovador llamado Hip Hop Psych, cuyo objetivo es que, a través del hip-hop, personas con dificultades comunicativas encuentren una mejor manera de expresar libremente temas que pueden resultarles difíciles a priori. A nivel físico, este estilo de baile es un gran ejercicio cardiovascular. Ayuda a fortalecer muslos, glúteos, pantorrillas y otros músculos de piernas y brazos, y contribuye a que tus articulaciones sean más flexibles y elásticas.

Baila y redescúbrete a ti mismo con Iberostar Aliveness

¿Te han entrado ganas de ponerte a bailar al leer todos los beneficios del baile, pero no encuentras el momento apropiado?

Tal vez tus próximas vacaciones sean el momento ideal. ¿Cómo? Participando en las clases de baile que ofrece el programa Iberostar Aliveness.

El baile es una de las más de 80 actividades de este programa, que incluye sesiones de yoga en la playa al amanecer y al atardecer, la oportunidad de practicar deporte, paddle surf, body surf y natación en el mar, descubrir nuevos paisajes haciendo running, ciclismo y senderismo, crear un cosmético o un perfume con tus propias manos a partir de esencias locales y naturales, y disfrutar de catas de vinos y de paseos bajo la luz de la luna, entre muchas otras opciones.

Sin salir de tu hotel en la playa, podrás canalizar la adrenalina, sentir las emociones fluyendo por todo tu cuerpo, compartir con otras personas que, como tú, desean experimentar la espontaneidad del movimiento, cantando y bailando descalzos en plena naturaleza, sobre la arena de la playa, sintiendo la energía de la Tierra a su alrededor al ritmo de estimulantes músicas locales.

El principal objetivo de Iberostar Aliveness es que, durante tus próximas vacaciones, además de descubrir un nuevo destino, te descubras a ti mismo de una manera diferente, reconectando contigo, con la naturaleza y con el entorno. Descubriendo, entre muchas otras actividades, los múltiples beneficios del baile.

Hazlo realidad