Sin estrés, sin presiones, sin horarios que cumplir y sin obligaciones. Así son las vacaciones soñadas por todos, un periodo de relax que no tiene por qué ser enemigo de mantenerse en forma. Y sin apenas modificar la rutina.

Es más una actitud que se puede mantener a lo largo del día. Y es que unas vacaciones en un hotel con programa de fitness pueden ser, también, la mejor manera de recuperar años y de desintoxicar el cuerpo.

Porque, si sigues estos sencillos consejos orientativos hora a hora ganarás en salud casi sin darte cuenta. Y lo bueno que tienen es que no se tiene que cumplir a rajatabla y puedes ir alternándolo con cualquier otro placer. ¡Empezamos!
 

09:00 (o cuando te despiertes) ¡Buenos días!

Regla número uno para empezar el día: no pongas el despertador. Levantarse de manera natural es la mejor manera de arrancar la jornada completamente relajado. El truco está en dejar un pelín abiertas las persianas o cortinas con el fin de que este proceso esté acompañado de la luz solar. Después, trata de incorporarte convirtiendo tu cuerpo en un balancín sin forzar la espalda y usando las piernas como contrapeso. ¡Y ya está!

 

09:30 Un paseíto mañanero

Este instante del día, con el sol aún débil, invita a dar un paseo a la orilla del mar. Si lo haces descalzo, sintiendo como el agua te acaricia los pies, la sensación de ir poco a poco poniendo en marcha el cuerpo será integral. Para aquellos más perezosos, el consejo es mucho más realista: trata de acercarte al salón del desayuno a pie, evitando el ascensor y, subiendo y bajando escaleras. De hecho, el vencer a los escalones es uno de los ejercicios diarios que los profesionales del programa Fit & Fun de Iberostar recomiendan por su sencillez y su efectividad.

10:00 El desayuno que necesitas.

Los desayunos han cambiado y mucho en las últimas décadas. Esta nueva realidad ha sido muy bien acogida por los mejores hoteles, conscientes de que la comida más importante del día exige ofrecer productos de calidad. Por eso ya no tienes excusa para no elegir y combinar los mejores alimentos frescos de forma inteligente. Además, en diversos establecimientos de Iberostar, recomiendan recetas donde se combinan frutas, semillas y otros superalimentos según seas más o menos deportista, vegetariano, vegano etc. Y lo mejor de todo es que estas mezclas son, además, muy sabrosas.

11:00 Investiga el entorno

Antes de entregarte a las mañanas de sol, playa y piscina, es recomendable dar un paseo más largo que el primero para conocer un poco más todas las maravillas naturales que rodean tu hotel. De hecho, la app de Iberostar te puede inspirar ya que ofrece detalladas descripciones de cada destino. Aprovechar los hoteles para cicloturismo de Iberostar y únete a una excursión guiada para descubrir los rincones menos conocidos de la zona es una de las opciones más completas para investigar el entorno. 

13:00 Diversión en el agua

Los mejores programas de entretenimiento para adultos incluyen alguna clase de gimnasia, spinning o zumba en el agua. ¡Apúntate a ellas! No es solo el mejor aliciente para levantarse de la toalla, también supone un ejercicio muy provechoso por su escaso riesgo de lesiones, la resistencia que opone el agua y la novedad. Y es que, en la piscina, todo se ve mucho mejor. Eso sí, si no te convence por lo que sea la idea, no dejes de nadar en el mar, saltar las olas o hacer largos en las amplias piscinas del hotel.

 

14:00 Come equilibradamente

Opta por ensaladas y por recetas frescas y equilibra la ingesta de hidratos y proteínas. Y, en caso de duda, opta siempre por los productos de la tierra, son una garantía de sabor y de salud.

21:00 Despídete del sol

El atardecer es, en cualquier caso, un momento mágico insustituible. Por eso, aderezarlo con una clase de yoga en la playa guiada por un especialista redondea el placer y permite que los últimos rayos del astro rey equilibren el cuerpo y el alma.