Luxury & Lifestyle

Viajar con mascotas Nueva York con tu perro

Explora la Gran Manzana acompañado de tu amigo de cuatro patas

 

Lo más seguro es que Nueva York no sea el primer sitio que se te venga a la cabeza cuando piensas en el mejor destino para unas vacaciones con tu mascota. Quizás la idea de los ruidosos cláxons de los taxis, las calles concurridas y el ritmo frenético sean un condicionante en contra. Sin embargo, si uno se fija bien, Manhattan es en realidad mucho más acogedor que para los amigos de cuatro patas de lo que parece. Aquí hay desde alojamientos pet-friendly como el imprescindible hotel en Nueva York Iberostar 70 Park Avenue hasta parques ideados para perros hasta restaurantes que instan a sus comensales a traer a sus colegas peludos sin olvidar las miles de actividades que se organizan para que humano y animal disfruten juntos de la ciudad que nunca duerme. Por eso, lo mejor es no dejarse desanimar por las apariencias y aventurarse a disfrutar de unas vacaciones en Nueva York acompañado de tu perro. Una experiencia que tiene que contar con estos lugares y actividades.

Un hotel pet-friendly en medio de la ciudad

Uno de los detalles más importantes de un viaje con mascota es el alojamiento. En el vibrante barrio de Midtown Manhattan, el Iberostar 70 Park Avenue da la bienvenida a sus huéspedes peludos y a sus propietarios con sus modernas instalaciones de hotel boutique de cuatro estrellas. Su céntrica ubicación, cerca de muchos de los lugares turísticos más importantes de la ciudad como Times Square, el Empire State Building y Central Park, lo convierten en el perfecto campo base para descubrir cómodamente la ciudad con tu perro.

Además de la política del hotel de acoger a mascotas, este hotel ofrece todas las comodidades necesarias para una estancia perfecta. Cuenta con tranquilas habitaciones en Nueva York para todos los bolsillos, un gimnasio de 24 horas, servicio de lavandería y Wi-Fi de cortesía en cada habitación y una decoración que hace que te sientas como en casa.

El sofisticado y exclusivo ambiente y la excelente ubicación en el corazón de la ciudad proporcionan una experiencia de alta calidad en la ciudad de Nueva York para todos aquellos que viajen con su mascota. Con todas tus necesidades de alojamiento cubiertas, solo queda explorar el lado canino de la Gran Manzana.

Parques y paseos para perros

Las concurridas calles de la ciudad de Nueva York pueden parecer una jungla de asfalto, pero el lado más verde de Manhattan ofrece un ambiente tranquilo con muchos espacios ideados para perros. No hay mejor lugar para empezar la aventura que el emblemático Central Park. Con una extensión de más de tres kilómetros de largo y casi uno de ancho, las 340 hectáreas que ocupa Central Park son un paraíso para los canes. La red aparentemente inabarcable de senderos y praderas de césped son ideales para que tu perro se ejercite, explore y juegue con otros amigos peludos. Los perros están permitidos en el parque con correa desde la apertura hasta el cierre y pueden estar fuera de sus correas de 6:00 am a 9:00 am y de 9:00 pm a 1:00 am. Además, como el parque está regado con decenas de fuentes no es necesario llevar una botella para refrescar al perro.

Además de Central Park, hay varios espacios verdes por toda la ciudad especialmente pensados para el disfrute de las mascotas. En el Tomkins Square Park se encuentra la zona de perros más antigua y grande de Nueva York. Sus instalaciones incluyen tres pequeñas piscinas para canes, mesas de picnic y pequeñas duchas para limpiar a los perros antes de seguir con la marcha. Por su parte, el Madison Square Park tiene una pista donde los perros pueden jugar libremente sin correa en un área cerrada. Asimismo, cuenta con áreas de juego divididas donde se separan a los perros por tamaño, grandes sombrillas, fuentes para beber y accesos con doble puerta que garantizan que ningún perro despistado se escape cuando alguien entre o salga del recinto. Visitar cualquiera de estas áreas para perros no solo puede hacer feliz a tu mascota, también puede suponer una oportunidad única para conocer a otros neoyorquinos y hacer amigos con las mismas inquietudes.

Si el viaje es durante el verano o en una época de especial calor, el Prospect Park de Brooklyn es un espacio a tener en cuenta ya que cuenta con su propia playa para perros. Sus piscinas tienen siempre el agua limpia y están protegidas por vallas que protegen a los canes, lo que lo convierten en el mejor espacio público de la ciudad para que los amigos peludos puedan nadar tranquilos.

En Shake Shack, los perros no sólo son bienvenidos, sino que tienen su propio menú. Además de sus hamburguesas artesanales, perritos calientes y papas fritas, ofrecen una serie de platos para perros como el surtido de galletas caseras o las natillas de vainilla (para perros). Y, además, cuenta con un establecimiento muy cerquita del Madison Square Park.

¿Un paseo?

Descubrir Nueva York a pie es la mejor manera de ver la ciudad y a tu perro le encantará disfrutar de todas las vistas, sonidos y olores que hay a la vuelta de cada esquina. Sin embargo, algunas áreas de la ciudad son mejores para pasear con perros que otras. Si ya ha explorado algunos de los mejores parques de la ciudad, una caminata a través del Puente de Brooklyn con tu perro es una gran oportunidad para tener un poco más de tiempo para caminar con él. En las horas de menor afluencia de público tendrá mucho espacio para pasear tranquilamente los dos kilómetros que mide el puente con su cachorro mientras disfrutas de algunas de las vistas panorámicas más espectaculares de la ciudad.

El South Street Seaport es otra gran opción para pasear con tu perro mientras se explora uno de los barrios más antiguos de la ciudad. Una vuelta por este encantador barrio histórico te llevará a lo largo de las calles empedradas de la Nueva York de principios del siglo XIX. En la zona también se encuentran varios restaurantes para perros con mesas al aire libre, así como un área frente al mar con fantásticas vistas al Puente de Brooklyn.