Luxury & Lifestyle

Turismo de lujo Mallorca en ocho caprichos

Disfruta de la isla como jamás lo habías pensado

La más grande de las Islas Baleares es, sin duda, un atractivo destino para cualquier momento del año, que rezuma exclusividad, elegancia y buen gusto en prácticamente todos sus aspectos. Mallorca, ya sea por tierra, mar o aire, es un paraíso natural, así como un referente cultural y gastronómico, que ofrece multitud de experiencias inolvidables en torno al lujo.

 

UN PASEO POR PUERTO PORTALS

Puerto Portals es, sin duda, uno de los complejos náuticos más exclusivos de todo el Mediterráneo. Con más de 600 amarres, aloja embarcaciones hasta de 60 metros de eslora, lo que atrae a un público selecto desde todos los rincones del mundo. Posee una zona comercial y de ocio llena de vida, con prestigiosos restaurantes, bares, boutiques de moda y joyería, perfumerías, y destinos para la belleza y el wellness, como el espectacular Spa del Grand Hotel Portals Nous de Iberostar. Sus aguas acogen, desde mediados de noviembre a mediados de febrero, las cuatro regatas Puerto Portals Dragon Winter Series. Después de un paseo por la zona, es recomendable terminar cenando en el mítico Flanigan, un restaurante visitado por la alta sociedad de la isla y cuya especialidad son los pescados, sobre todo la lubina a la sal.

SURCAR LOS MARES EN UN VELERO ANTIGUO

Navegar las azules aguas mallorquinas en un velero con solera es una de las actividades sólo alcanzables para unos pocos. La empresa Old Salt Sailing alquila dos modelos de yates clásicos. Por un lado, el 'So Fong', una goleta de 1937 que fue guardacostas de la Armada de los EE.UU durante la Segunda Guerra Mundial, y el "Kilena of Corsica", un ketch de roble de 1934, ambos perfectos para disfrutar de un chárter de un día o de varios.

Como plus, ofrecen un servicio de catering basado en cocina tradicional, donde no faltan productos locales como la sobrasada o los embutidos siempre acompañados de un rico llonguet, pan típico de la zona, y unas gotas de un buen y sabroso aceite de oliva local.

 

MAÑANA ENTRE SAL

En una de las zonas más vírgenes, y al mismo tiempo más famosas de la isla, en la playa de Es Trenc, un área natural protegida, es donde se ubican las grandes salinas de la isla. De allí procede la famosa marca Flor de Sal, una empresa que se caracteriza por comercializar unos pequeños cristales de sal formados en la parte alta de las balsas de sal gracias a la conexión entre el sol, la baja humedad y la brisa marina. Poseen gran valor gastronómico y organoléptico, lo que la encumbra como la sal gourmet por excelencia.

Su recolección goza de larga historia –los romanos ya la cosechaban–, y se puede solicitar una visita guiada de carácter privado para conocer de primera mano su proceso de fabricación y al terminar, disfrutar de una cata que no te dejará indiferente ya que además de la versión en natural existen otras variedades de sabores como “La Mediterránea” con hierbas de la zona tradicionales como romero, tomillo y orégano. “La de olivas” con aceitunas negras de la variedad Kalamata tostadas; “la de hibuscus” con pétalos de flores de Hibiscus, “la Sri Lanka” con especias como semillas de cilantro, cúrcuma y cardamomo o “la de rosas” con pétalos de esta flor.

 

¿UNA CATA DE ACEITE O DE GINEBRA?

Mallorca es de gran riqueza gastronómica, por lo que uno de sus placeres es disfrutar de catas especializadas de productos autóctonos, como la del aceite de oliva virgen de la finca Son Moragues, con cien hectáreas de olivar que encierran más de 10.000 olivos centenarios muy cerca del hermoso pueblo de Valldemossa. Igualmente producen otros productos como aceitunas y mermeladas diferentes y curiosas como la de cebolla morada, tomate y albahaca o la de naranja amarga que, se pueden comprar en el mismo lugar.

Y, además de una destacada producción vitivinícola, en la isla también existe un espacio dedicado a la elaboración de Ginebra, bebida que los locales mezclan con limonada en un brebaje conocido coloquialmente como “pomada”. Anímate a probarla en Suau, una empresa centenaria asentada en el municipio Pont d’Inca, a unos 20 minutos de Palma, y especializada en licores, brandys y destilados. Sus bodegas se asientan en un edificio protegido de 1800 que esconde amplias e interesantes cavas.

MALLORCA DESDE EL CIELO

Otra manera exclusiva de visitar la isla es hacerlo a vista de pájaro desde un globo aerostático. La empresa Mallorca Ballons organiza viajes privados para observar la variada orografía mallorquina desde las alturas y disfrutar de las mejores y exclusivas vistas. ¿Los dos mejores packs? El llamado vuelo Deluxe, que consiste en contemplar la belleza de la isla a primera hora de la mañana al ritmo de música suave y mientras se degusta un delicioso y sofisticado desayuno, o “el Vuelo luz de luna” que, como su propio nombre indica, se centra en disfrutar del atardecer isleño, con buena música y una chispeante copa de champagne.

 

RECORRER LA TRAMONTANA, ¿EN COCHE CLÁSICO O EN BURRO?

La Sierra de la Tramontana está declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, y se extiende más de 90 km de largo, atravesando interesantes y hermosos pueblos como Soller, Deia conocido por ser el de los artistas o Valdemossa, considerados de gran valor en la categoría de Paisaje Cultural. Tienes dos opciones perfectas para recorrerla y, de paso, disfrutar de la vida y de la estética de alguno de estos maravillosos escenarios. Con la empresa Rent a Classic puedes hacerlo en un coche antiguo emulando personajes de películas de la gran pantalla como, por ejemplo, James Bond en 'Sólo para sus ojos' con el mítico coche dos caballos, 'Little Miss Sunshine' con la furgoneta Camper de los años 70, o al más puro estilo british con un MGB descapotable. Si algo tiene esta sierra son, sin duda, las mejores vistas del Mar Mediterráneo y muchas de las calas y playas más recónditas, bonitas y tranquilas como Sa Calobra, Cala Estellencs o Banyalbufar.

 

SHOPPING PERSONALIZADO

Otro de los grandes atractivos de Mallorca son las compras, con una completa oferta de estilos que va desde la sofisticación de las grandes firmas de moda internacional, hasta la deliciosa estética hippy chic que caracteriza las islas baleares. La ciudad de Palma cuenta con varias zonas exclusivas, en las que conviven las míticas marcas del lujo con las enseñas nacionales del Prêt-à-porter. Para ir al objetivo que busca cada persona y recorrer los puntos más interesantes, se puede recurrir a un personal shopper especializado como los que ofrece Vanity Welcome que diseñarán para ti la mejor ruta de shopping por la ciudad.