Tips & Destinations

Exposición Harry Potter ¡Oh, madrileña Navidad!

Otra forma de disfrutar de la época más mágica del año en la capital

Llevábamos un año esperándola y ¡por fin llegó la Navidad! Y no hay que ser muy avispado para darse cuenta, más que nada porque son miles las luces que iluminan muchas ciudades. Por eso, y porque los árboles de Navidad gigantes ya se han instalado, las tiendas han desempolvado las guirnaldas y se han puesto de tiros largos, las calles han sustituido los coches por los peatones… Vamos, que Madrid está irreconocible en estas fechas.

 

Una de las ciudades que mejor saben celebrar estas fiestas es Madrid, una urbe donde todo va mucho más allá de unos cuantos leds y neones deslumbrantes y donde hay una infinidad de planes diferentes y alternativos para vivir sus compras, sus propuestas gastronómicas, sus iniciativas divertidas y sus momentos para la cultura de manera diferente. Eso sí, alternando la formalidad de las actividades más oficiales con otros más castizos y oriundos, pero sin renunciar a lo moderno, claro. Porque eso es lo bueno de la Navidad, que hay tiempo para todo. Ubicado en un edificio histórico, el hotel en Madrid de Iberostar, dispone de todo lo necesario para asegurarte unos días de descanso inmejorables

Ocio y Cultura

Este año se han programado alrededor de 150 eventos, así que hemos seleccionado aquellos que pueden ser más interesantes y originales. Por ejemplo, solo en Navidad se puede asistir a un espectáculo como el que se ha previsto para el 21 de diciembre. Ese día tiene lugar el solsticio de invierno, el punto de inflexión en el que los días comienzan de nuevo a ser más largos; o lo que es lo mismo, momento en el que el día comienza a robarle tiempo a la noche.

Por eso a partir de las 19 horas se ha organizado un pasacalle de farolillos en el entorno del Puente del Rey (en la zona de Madrid Rio) que culminará con un espectáculo de fuegos artificiales. Fue una de las novedades de la Navidad 2016 y esta nueva edición promete superarla en espectacularidad y afluencia de público.

Y es que la calle es el escenario principal para vivir la Navidad de Madrid. Bueno, no solo las aceras, también los balcones ya que este año los conciertos de la Plaza Mayor se celebrarán en ¡los balcones!. Desde ahí se ha programado un ciclo de cinco actuaciones que van desde el soul al flamenco, pasando incluso por el gospel.

Esta es una época de cine, y uno de los mejores ciclos es el que organiza Sunset Cinema en NaviMad. ¿Por qué? Porque entre las más de 100 películas que va a proyectar, fusiona los grandes hits navideños con otros títulos icónicos del cine clásico y de culto, combinado con buena gastronomía: desde churros mañaneros a pinchos de autor o incluso brunch para los fines de semana. Será en el Palacio de las Alhajas, del 2 al 9 de diciembre, y del 20 de diciembre al 7 de enero.

Siguiendo con los espectáculos, la nota de glamour canalla la pone The Look, la performance gastroteatral que ha montado la compañía Yllana en el renovado Florida Retiro, para disfrutar de una cena espectáculo -o viceversa- tanto en Nochebuena como en Nochevieja. Mientras que para quienes disfrutan de pequeñas obras de teatro, nada como conocer el ‘otro Broadway’ de Madrid, justo detrás de la Gran vía. Hablamos de las sesiones de Microteatro por Dinero, que durante la temporada de invierno ha programado ‘micromusicales’ de menos de 15 minutos. Y es que el pequeño formato parece que funciona, sobre todo en época de muchas aglomeraciones. Aunque quien prefiera los grandes espectáculos, tampoco se va a quedar con las ganas: el virtuoso Ara Malikian, el colombiano Juanes y los británicos Depeche Mode son algunos de los que ya hay previstos para estas fiestas. 

Para los más pequeños nos quedamos con el circo, pero no en carpa sino en teatro, como el Circo Price, que ofrece un espectáculo especial dirigido a todos los públicos, Marco y Pili. Aunque una tarde de patinaje puede ser también muy familiar, además de divertidísimo. Y para ello elegimos dos de las pistas de hielo que se han instalado en la plaza de Colón (al aire libre) y en la Galería de Cristal de Centro Cibeles (en este caso cubierta, perfecta para los días de lluvia y frío). Por cierto, aquí mismo se encuentra uno de los Belenes más célebres de la capital, compuesto por más de 250 figuras modeladas por el artesano José Luis Mayo Lebrija capaz de entusiasmar hasta el más moderno. Pero no es el único: también merecen una visita los que se han instalado en la Casa de Correos de la Puerta del Sol, o el Belén Municipal de la Casa de la Villa de Madrid.

Aunque para navideño, el siempre imprescindible mercado navideño de la Plaza Mayor. Perfecto para llevarse un buen recuerdo de Madrid en estas fiestas y, de paso, iniciarse a la costumbre de los belenes, una tradición española consistente en recrear en miniatura el Nacimiento de Jesús. Los puestos de este mercadillo son especialistas en la materia y son perfectos para comprar las primeras figuritas o para ampliar la ‘escenografía’ con otros curiosos personajes.

Cosas del comer

Madrid es sinónimo de buena mesa y la gastronomía, algo a lo que renuncia en estas fechas tan señaladas. Por eso, conviene acercarse hasta donde se cuece lo mejor de la Navidad. Y eso pasa irremediablemente por la Feria de la Artesanía, instalada como siempre por estas fechas en la Plaza de España y consolidada ya como el escaparate del regalo gourmet autóctono. Una muy buena alternativa para tener en cuenta.

Aunque para artesano, todo lo que se cuece en Casa Mira, la boutique más turronera y tradicional de la ciudad -abierta durante todo el año, por cierto-, fundada en 1842 y donde se pueden comprar estos dulces de origen andalusí. No obstante, de un tiempo a esta parte, se está importando el panettone, un gran brioche relleno de chocolate, pasas y frutas confitadas que hace las delicias de todos los paladares. En Madrid, uno de los que más halagos recibe es el que Oriol Balaguer elabora en La Duquesita, elegido mejor panettone artesano de España en este 2017. Todos los sabores son exquisitos, pero si hay que elegir uno por encima de todos, ese es el de gianduja con castañas.

Eso sí, cuando llega el día de Reyes no hay panettone que valga. Este día es sinónimo de roscón en las mesas de la capital de España. Y entre todos ellos, los que prepara Alejandro Montes en sus patisseries Mamá Framboise son de diez. No podemos dejar pasar la oportunidad de recomendar una novedad que, aunque está muy alejada de la tradición repostera, no puede ser más acertada: los abetos navideños comestibles rellenos de bombones de chocolate o los helados inspirados en el espíritu más navideño, como el de panettone, que ha lanzado para esta Navidad Rocambolesc, la heladería de Jordi Roca al más puro estilo Willy Wonka. Puro vicio.