Tips & Destinations

Turismo cultural en el Caribe Cuba: la isla de las tradiciones divertidas

¡Podrás disfrutarlas todas!

Cuba es uno de esos lugares del mundo que tienen mucho más que patrimonio cultural y natural. Tienen vida, mucha vida. Tanta, que los recuerdos de un viaje por cualquier parte de esta isla no se pueden resumir en fotografías, sino en vivencias.

Uno de sus encantos intangibles es la alegría de sus gentes, que se despliega a cualquier hora de cualquier día sin ningún tipo de pretexto. Eso sí, cuando a esta materia prima natural se le suma alguna fiesta o celebración especial, el resultado es apoteósico e imprescindible. Así que, toma nota y prepara la maleta teniendo en cuenta que la diversión te va a abordar allá donde vayas.

Sin duda, Cuba es uno de los lugares más especiales del planeta. Razones para ello no le faltan: un clima privilegiado, un impagable contraste entre tradición y modernidad, un patrimonio cultural y natural de primer orden, las exquisiteces de la cocina criolla, el calor del pueblo cubano y su forma de entender la vida… Estos son solo algunos de los muchos argumentos para reservar tu hotel en Cuba.

 

Alegría y comida en sociedad

La acogida, el buen rollo y la esencia callejera define a cualquiera de las ciudades de la ancha geografía de Cuba. O, dicho de otro modo: es muy fácil hacer amigos y todo se hace en grupo. Por eso no es extraño que la experiencia gastronómica más auténtica de Cuba sean los Paladares, restaurantes que nacieron en casas particulares donde servían comida a todo tipo de comensal.

Esta iniciativa nacida del carácter amistoso guajiro es ahora uno de los must de cualquier viaje, siendo La Guarida (La Habana), La Casona de los Moros (Santiago) o Terraza Cuba (Varadero) algunos de los más emblemáticos y sabrosos. Se caracterizan no solo por ese ambiente auténtico, sino por seguir recibiendo a muchos locales y por haber afinado el servicio sin perder autenticidad.

Otro ejemplo de la vida en sociedad son los deportes. Ir a un partido de béisbol (conocido también como pelota) en este país es todo un acontecimiento que transciende la competición en sí. Aquí se desata la Cuba más forofa y animada. La música no para, los cánticos son muy fáciles de aprender y la alegría se contagia.

Carnaval... ¡en verano!

El Carnaval en Cuba sigue siendo el acontecimiento festivo más magnético que puedes vivir.  Su principal diferencia-aliciente es que se celebra en verano para no entorpecer la cosecha de caña, lo que hace que se multipliquen las opciones de vivirlo si se viaja en julio a esta isla.

Año nuevo purificador

La celebración del cambio de año en Cuba se ha convertido en uno de los mejores momentos para vivir un auténtico festín isleño. Todo comienza con una cena en familia, normalmente se come un cerdo asado y continúa con bailes y músicas en las calles y en los bares.

También es un momento de purificación que se demuestra con dos gestos. El primero es la quema del muñecón, un maniquí de trapo que suele llevar el nombre de un villano de telenovela y que simboliza todo lo malo que hay que dejar. El segundo, el de tirar agua por la ventana, un poco menos cívico, pero igual de eficaz.