Live it up

Deportes acuáticos: cómo y dónde practicarlos

Sea cual sea la época del año, sobran los motivos para disfrutar del agua.

En muchos destinos vacacionales de todo el mundo, las condiciones son casi siempre perfectas para practicar deportes acuáticos durante todo el año. Tanto en el Mediterráneo como en el Caribe y en el norte de África, las temperaturas descienden ligeramente y hay menos turistas, un factor que aprovechan los viajeros inteligentes para meterse en el agua y mantenerse activos.

Hacer una escapada, ya sea de un fin de semana largo o unas mini-vacaciones, es una táctica inteligente para contrarrestar la presión de volver al trabajo, eliminar el estrés y los deportes acuáticos son saludables y divertidos.  Afortunadamente, hay muchos destinos que presumen del clima y el agua y que disfrutan la vida al máximo. Y las opciones en este sentido abundan. Los deportes acuáticos ofrecen experiencias que van desde la adrenalina pura hasta el romanticismo y el relax.

Navegar

Aprovechar y domesticar la fuerza del viento en un velero es, quizás, una de las prácticas más universales ya que solo se necesita agua y unas buena velas. Desde pequeñas 'cáscaras de nuez' ideales para los más pequeños y para los navegantes solitarios hasta los catamaranes más concurridos y festivos sin olvidar los simpáticos monocascos, pocos deportes te permiten sentir la libertad como este. Y, además, es muy versátil ya que tiene una cara glamurosa y otra más de desafío físico. Los hay quienes prefieren la emoción de una regata. Otros simplemente brindar con champagne mientras el patrón y la tripulación hacen su trabajo. También cuenta con el aliciente de las vistas ya que tanto de día como durante el atardecer navegar te permite contemplar tu destino desde un mirador único. Unas vacaciones sobre el mar te ofrecen una perspectiva diferente y generan recuerdos inolvidables, con el yodo impregnando tu cuerpo y tus pulmones mientras equilibra tus niveles de serotonina.

En Montego Bay, Jamaica, los cruceros en catamarán de 3 horas de duración se funden con las espectaculares puestas de sol caribeñas mientras recorren la costa y llegan a enclaves tan famosos como el Rick's Café o las Dunn's River Falls.  Estos tours incluyen tripulación experimentada y a menudo abundante comida y bebida, así como pequeñas paradas donde hacer snorkel. 

Las Islas Baleares, sobre todo Mallorca e Ibiza, están perfectamente preparadas tanto para los aventureros novatos como para los navegantes experimentados. Sus puertos de mundialmente conocidos, sus muelles magníficos y poco concurridos y sus brisas relativamente suaves atraen a los marineros más expertos que saben que cualquier época del año es idónea para navegar estas por islas. Si tu opción es dejarte llevar y alquilar el barco con patrón, varias empresas ofrecen paquetes que van desde salidas vespertinas hasta excursiones familiares con buceo y comidas incluidas.

Kitesurf

Si lo que buscas es patinar sobre el agua y volar aprovechando las corrientes de aire que se forman cerca del litoral, este es tu deporte. El kitesurf consiste en deslizarse sobre la superficie en una tabla impulsado por una gran cometa y se ha convertido en una de las disciplinas costeras más populares para aquellos que buscan mezclar el ejercicio físico con la adrenalina de la velocidad.

Se trata de un deporte exigente que tonifica los músculos del abdomen, los brazos y las manos además de, por supuesto, generar endorfinas.

En la mayoría de los destinos 'kitesurfers' más populares hay escuelas donde los instructores ayudan iniciarse y a perfeccionar la técnica. Los lugares más indicados para el kitesurf son aquellos en los que el viento es constante, como en el sur de España, donde las cometas forman parte del paisaje costero. Cerca de Cádiz, las playas de La Barrosa (próxima a Novo Sancti Petri) y de Valdevaqueros (Tarifa) son un paraíso donde entregarse al viento y la tabla, tanto para amateurs como para profesionales.

En el Kite Club en Punta Cana (República Dominicana) los instructores enseñan a principiantes y expertos a aprovechar los vientos alisios constantes del Caribe sin alejarse demasiado de su  hermosa playa. Su agua poco profunda, cristalina y tranquila  resulta perfecta para aprender y también para lucirse.

Otra costa fetiche para los kitesurfers son las playas brasileñas situadas entre Porto de Sauipie y Praia do Forte, donde los vientos y las temperaturas apenas varían a lo largo del año. En Fuerteventura (Islas Canarias), el momento estelar del kitesurfer es todo el año ya que hay todas las estaciones tienen su aliciente, desde los vientos fuerte del verano hasta las marejadas calmadas del invierno. Y, aunque todo su litoral es un imán de olas y viento, los expertos siempre recomiendan las playas de Corralejo, las de Costa Calma y las de Sotavento sea cual sea tu nivel y tus necesidades.

 

Kayak en el mar

Esta disciplina te acerca al mar como ninguna, pero sin la necesidad de sumergirte en el agua. Ideados para ríos y lagos, los kayaks también se pueden usar sobre el mar en las zonas más calmadas. Además, es una forma respetuosa de explorar cuevas marinas, acantilados y playas secretas por tu cuenta solo impulsado por la fuerza humana. Algo que tu cuerpo agradecerá también ya que se queman calorías y se tonifica el abdomen. Y, aunque el equilibrio sea esencial, el hecho de ser una embarcación muy estable hace que este deporte náutico sea ideal para todas las edades y niveles.

En Creta, en las regiones de Rethimno y Lasithi destacan por sus corrientes calmas y sus aguas cristalinas. En la isla de Boa Vista, en Cabo Verde, los tours en kayak permiten conocer el santuario marino que se esconde en el islote de Sal Rei.  Eso sí, la costa no es el único territorio para disfrutar del kayak. Las excursiones a lo largo del río Danubio ofrecen una forma muy original y diferentes de disfrutar de las vistas de la histórica Budapest

 

Parasailing

En muchas playas es habituar ver a personas sobrevolando la costa agarradas a coloridos paracaídas. El Parasailing se ha convertido en una actividad muy popular los últimos años al no requerir ningún tipo de entrenamiento. Consiste en una lancha motora que tira de una persona que, a su vez, está atada a una gran lona. Con la velocidad, la lona se hincha y se convierte en un paracaídas con el que se vuela sobre el mar y la playa. Es tan adrenalínico y adictivo que todo el que lo prueba repite.

En la tranquila costa del nordeste de Brasil, los entusiastas de este deporte tienen en Porto Beach, cerca de Praia do Forte, muchas posibilidades de flotar sobre el agua. Aquí las lanchas se aprovechan de las suaves brisas para elevar con facilidad a los pasajeros, quienes gozan desde las alturas de la costa baiana a vista de pájaro.

Buceo y snorkel

Quizás no haya otro deporte acuático que te acerque más a la esencia del mar que el buceo ya que te permite experimentar de primera mano un universo que se esconde debajo de la superficie. El suave vaivén del agua y los ecosistemas subacuáticos crean una sensación de calma única. Una práctica que también tiene beneficios para la salud ya que se mejora la respiración y la fuerza en unos brazos y piernas que se ejercitan en un entorno acuático que ofrece más resistencia.

En Tenerife, los buceadores disfrutan de una alta visibilidad y de temperaturas suaves tanto dentro como fuera del agua. En las cálidas corrientes que rodean Cabo Verde, particularmente en Boa Vista, se  pueden divisar tortugas marinas, rayas águila, tiburones martillo y quizás hasta la ballena jorobada en plena migración.

Entre la fauna submarina única de la costa cubana, específicamente en Cayo Largo del Sur, los aficionados a este deporte pueden bucear entre arrecifes de coral, pecios y, a veces, entre enormes y dóciles tiburones ballena.

 

SHAWN MOKSVOLD |  23/10/2017