Luxury & Lifestyle

Vacaciones en Canarias 18 cosas que tienes que hacer en Fuerteventura

Un listado para garantizar tu felicidad estival

De Corralejo a Morro Jable, Fuerteventura es un paraíso calmo con muchas cosas aún por descubrir. No importa si es tu primera vez en este curioso destino o si vas a repetir. Si sigues una por una estas indicaciones vas a conseguir volver con el carnet de Auténtico Majorero en el corazón.

Para que puedas admirar estos y otros alicientes, Iberostar te invita a descubrir los mejores hoteles en Fuerteventura, en los que podrás aparcar las preocupaciones y disfrutar de unos días de descanso simplemente perfectos.

1. Contemplar su curiosa estampa desde el aire. Divisarla a través de la ventanilla del avión e imaginarse qué puede haber en este trozo de tierra dorado, esbelto y sinuoso.

2. Aterrizar en Puerto del Rosario. Aprovechar para encontrarse con Unamuno y seguir sus huellas durante su destierro en esta relajada capital

3. Virar hacia el norte hasta que la carretera se flanquea por las dunas acechantes del Parque Natural de Corralejo. Aparcar y caminar sobre sus laderas de arena, por sus infinitos y ondulantes valles y acabar remojando los pies en las playas salvajes.

4. Hipnotizarse con el baile de cometas que se improvisa sobre el cielo de Corralejo los días de viento. Animarse a probar el kitesurf en el que es el destino por excelencia de este deporte en Europa. Acudir, en noviembre, al Festival Internacional de Cometas.

5. Cruzar hasta el islote de Lobos. Hollar su volcán anestesiado, pasear sus salinas, relajarse en su playa de la Concha y bañarse en las cristalinas aguas de sus piscinas naturales, con el aroma a pescado cocinado levantando el apetito.

6. Regresar al pasado más auténtico en El Cotillo, un pueblito marinero al norte de la isla y cuyas casas, iglesias y muelles resisten al golpe de las mareas y del progreso. Enamorarse de su gama de colores blanco, azul y verde.

7. Disfrutar de la soledad de sus carreteras, de la paz de cada curva y de los miradores que exigen una paradita cada vez que el camino conquista una montaña.

14. Relajarse en Jandía. Combinar las playas tranquilas con los mejores hoteles de toda la isla. Dudar entre pasar el día al sol en la piscina o paseando por sus interminables arenales donde alcanzar la comunión total con el océano. Un rincón mágico que podrás explorar con total comodidad, alojándote en cualquiera de nuestros hoteles en Jandía.

15. Acompañar el queso majorero con otras delicias del archipiélago como las papas con mojo, el chengue o la ropa vieja en restaurantes como Betancuria, Atlántico o El Saladar. Saciar las noches de paladar extranjero en las mesas del Teppanyaki o del Aventura.

16. Conquistar el fin del mundo (o al menos el de la isla por el sur) en Morro Jable. Comenzar con la aventura caminando por su playa hasta rodear el faro y terminar conduciendo hasta el final de la península, donde la linterna de Punta Jandía solo sabe mirar hacia el horizonte infinito.