Destino

Trinidad

Escribe un destino o un hotel
Fechas opcionales

Tu búsqueda será para adults adultos y children niño/s, debido al rango de edad de los niños para este hotel

Tu búsqueda será para rooms habitaciones, adults adultos y children niño/s, debido al rango de edad de los niños para este hotel

Distribuye las personas por habitación

Habitación

Eliminar habitación
El rango de edad de los niños puede variar según el hotel El rango de edad de los niños para este hotel es de 0 a 16 años

Necesitamos que selecciones un destino, hotel o alguna de las sugerencias destacadas.

Te marcamos cuales son los familiares para que podáis ir todos. Algunos de nuestros hoteles son sólo adultos

Continente País Destino
    • {{ item.title }}
    • {{ specialties[0] }}
    • Últimas búsquedas
    • {{ item.title }}
    • {{ item.place_title }} {{ lastSearchesDates(item.check_in_date, item.check_out_date ) }}
    • {{ item.title }}
    • Hoteles próxima apertura

Un hotel en Trinidad para vivir la esencia de Cuba

Trinidad es un verdadero museo al aire libre, a caballo entre el mar y la montaña y con infinidad de atractivos culturales. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, esta ciudad de la región central de Cuba es uno de esos destinos que hay que visitar una vez en la vida. Para ello, Iberostar le ofrece uno de los mejores hoteles en Trinidad.

Recorriendo la ciudad, podrá sumergirse en el ambiente colonial de otras épocas, contemplando los edificios barrocos y neoclásicos y paseando por sus calles adoquinadas. Iberostar le invita a vivir esta experiencia en el Iberostar Grand Trinidad, un hotel de 5 estrellas solo para adultos, emplazado en la zona de Sancti Spiritus y con todas las comodidades.

Descubra con Iberostar Hotels & Resorts lo mucho que Trinidad pone en sus manos.

  • País: Cuba
  • Hora:
  • Cambio: Peso cubano
  • Energía: 110/220 V

Hoteles en Trinidad

Aplica para viajes del 14 de noviembre al 12 de febrero
Iberostar Grand Trinidad

Trinidad - Sancti Spiritus

Iberostar Grand Trinidad
  • SOLO ADULTOS
  • Hotel con historia
Antes desde

282

Desde

282

habitación/noche - Impuestos incluidos
Reservar ahora

Qué ver en Trinidad

Fundada en el siglo XVI, la Villa de la Santísima Trinidad de Cuba —este es su nombre completo— es un regalo para los sentidos.

Sus edificios religiosos son uno de sus principales alicientes. Uno de los más notables es la iglesia de San Francisco de Paula. Poseedora de un hospital anexo, se levantó en la década de 1800 para convertirse en iglesia auxiliar, condición que mantiene en la actualidad. Tampoco debería perderse la ermita de Santa Ana, erigida en el primer cuarto del siglo XVIII y reconstruida en 1812.

Mención aparte merece la torre Manacas-Iznaga, ubicada a unos 14 km de la ciudad. Construido entre los años 1815 y 1830, este edificio hizo las veces de torre de vigilancia de las plantaciones de caña de azúcar, siendo también una muestra de la opulencia que reinaba en la villa. Rematando sus 45 m de altura, había una campana que avisaba del inicio y el final de los turnos de trabajo, así como del rezo obligatorio a la Santísima Trinidad por la mañana, a mediodía y por la tarde. En 1978, adquirió la categoría de Monumento Nacional.

Desde allí se domina el Valle de los Ingenios, una llanura de 250 km2 en la provincia de Sancti Spíritus. En su interior se despliegan los valles de San Luis, Agabama-Méyer y Santa Rosa. Al igual que Trinidad, forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad desde 1988.

Dedique también un tiempo a admirar la Casa Borrell Iznaga, en el número 67 de la calle de Miguel Calzada y sede de la Oficina del Conservador de la Ciudad.

En pleno corazón del casco antiguo de Trinidad, hay que detenerse en el Museo Romántico. Esta institución se halla al lado de la plaza Mayor y en el antiguo Palacio Brunet, un edificio culminado en 1808 y perteneciente a una de las familias más acaudaladas de la época colonial. Su rasgo más notable es su bello patio andaluz, considerado como el más bonito del país antillano. La planta baja es mudéjar y la planta superior, neoclásica.  

Otros museos en Trinidad remarcables son el Museo de Arqueología Guamuhaya o Casa Padrón, también en la plaza Mayor y situado en una construcción del siglo XVIII; el Museo Municipal, en el Palacio Cantero, donde verá documentos y objetos relacionados con la villa trinitaria, y el Museo de Arquitectura Colonial, en el edificio de la plaza Mayor donde antes estuvo la vivienda de los Sánchez Iznaga, conocida popularmente como la Casa Azul. Sus ocho salas muestran la evolución urbanística de la ciudad en sus cinco siglos de historia.

También conviene prestar atención al Museo Nacional de la Lucha Contra Bandidos, en el convento de San Francisco (siglo XVIII), y al Museo de Ciencias Naturales Alejandro de Humboldt.

Qué hacer en Trinidad

Además de una excelente arquitectura colonial, Trinidad es una oportunidad inmejorable para disfrutar de la naturaleza, donde no faltan algunas playas paradisíacas que dejan sin palabras al viajero.

Una de las más llamativas es la playa de Ancón, que se halla a tan solo 14 km del hotel. De arena negra volcánica y de 400 m de longitud, este enclave es ideal para tomar el sol o sumergirse en las cálidas aguas del Caribe. No menos recomendable es la playa de María Aguilar, una playa de lo más apacible, idónea para una escapada en pareja o para quienes tienen en mente viajar a Trinidad con niños. El magnífico clima tropical de la zona hace el resto.

Acérquese también al inspirador puerto de Casilda, que en el pasado sirvió de refugio a piratas y corsarios, y al idílico Salto de Caburní, en el Parque Nacional Topes de Collantes y a 15 km de Trinidad. Aproveche para refrescarse en esta hermosa cascada, cuyas aguas desembocan en una poza de color esmeralda.

¿Les pide aún más sosiego a sus vacaciones en Trinidad? En ese caso, nada mejor que la sierra de Escambray o Guamuhaya, un sistema montañoso en las provincias de Sancti Spíritus, Villa Clara y Cienfuegos, en el centro de Cuba. Su punto más elevado es el Pico Potrerillo, de 931 m de altitud. Esta propuesta es ideal para practicar senderismo.

La cueva de las Calaveras y el lago Zaza, el mayor lago artificial de Cuba y una cita obligada para los aficionados a la pesca, cierran la lista de reclamos naturales. 

Si no le apetece alejarse de Trinidad, puede pasear por sus encantadoras plazas y plazoletas, como la plaza de las Tres Palmitas, la de las Tres Cruces o la de Carillo. Una vez allí, se contagiará del sosiego y de las formas de vida reposadas del país antillano.

Y para hacer compras en Trinidad, se aconseja visitar la Real Cárcel, un edificio de 1844 que hoy acoge un complejo comercial y un centro de actividades culturales.

Al caer la noche, aproveche para dejarse transportar por los ritmos cubanos, gracias a la animada vida nocturna en el centro de Trinidad. 

Reserve su hotel en Trinidad

Para recorrer todos estos lugares, el Iberostar Trinidad es un acierto seguro. Situado en el corazón de la villa, se enmarca en un espectacular edificio colonial del siglo XVI completamente renovado. Sus 40 habitaciones y suites solo para adultos, así como el amplio abanico de servicios personalizados, le garantizan unos días de descanso a su medida.

Además, podrá degustar los placeres de la gastronomía cubana en su restaurante gourmet con buffet o a la carta, o relajarse con sus actuaciones de música en directo.

Iberostar Trinidad le invita a vivir todas estas emociones en primera persona. Haga su reserva y déjese sorprender por un servicio excelente y un emplazamiento único.